miércoles, 4 de agosto de 2010

El Sueño y la Paradoja (Incepción o El origen)

El sueño y la paradoja
"Somos sonámbulos, aprisionados por nuestros sueños,
incapaces de movernos en el mundo real"
Lawrence Russell
Culture Court

Inception (Incepción o El origen)
De Christopher Nolan

Con un flash forward (adelanto) resumidor, Don Cobb (Leonardo Di Caprio) llega a una playa como sobreviviente de un naufragio personal. Se encuentra tan cansado que apenas distingue dos niños jugando en la playa sin ver su rostro y se desmaya. Un guardia armado lo rescata para ser llevado a una fortaleza con exquisito comedor oriental donde un viejo magnate japonés le pregunta si lo viene a matar, pues ha estado esperando durante años a alguien que recuerda de un sueño incompleto. Y desde que Cobb pone a girar un trompo particular que es su tótem de los sueños, la película arranca imponiendo su dogma para no perderse un instante del método que maneja para obtener información del soñador intervenido y secuestrado en otros sueños, haciéndolos parecer como propios. Engaña a Saito (Ken Watanabe) para robarle información importante, y la aparición inesperada de Mal (Marion Cotillard), ex esposa de Cobb, ayuda a sabotear, como siempre, sus misiones. Así conocemos a un excelente navegador de sueños, manipulador y amplio conocedor de la mecánica del inconsciente para obtener la información para la que fue contratado. Al frustrarse su misión contra Saito, Cobb y su equipo huyen para que la corporación no los encuentre tan pronto. Y esa es la realidad de Cobb, a salto de mata entre espionaje corporativo al filo de la navaja entre el éxito y el rotundo fracaso, alejado de sus hijos quienes le reclaman su presencia, sin poder regresar a los EU por ser acusado de la muerte de Mal.
Con esta presurosa e impactante entrada, Nolan busca atrapar con ritmo y giros sorprendentes al espectador. Plantea la mecánica para navegar en los sueños y de inmediato saber que se puede abordar el sueño dentro del sueño. De cómo salir del mismo al morir o caer y regresar al primer nivel hasta despertar. Una misteriosa máquina es la que induce de inmediato a la ensoñación y ésta también se pasea en esos niveles del inconsciente para permitir la escalada a los siguientes niveles… ¿Cómo funciona, quién la creó? No importa porque el efecto concreto está allí, entonces para Nolan eso se puede obviar, pues distraería de la historia y tal vez detendría el ritmo. Mejor corre con las tribulaciones de las fallas de Cobb, con su ansia de regresar a casa con su familia y duda con él si aceptar o no el reto que Saito le plantea: hacer una incepción en Fischer (Cillian Murphy), el próximo heredero del Magnate que es su competidor. Si lo logra, beneficiaría a la corporación de Saito, evitaría el crecimiento de un monopolio (bien visto por la ley antimonopólica de EU), y le regresaría su vida con una sola llamada.


Convoca a Arthur (Joseph Gordon-Levitt) y a Eames (Tom Hardy), integrando a Ariadne (Ellen Page) y al químico extremista Yusuf (Dileep Rao), para construir las situaciones y los lugares donde secuestrarán en sus sueños a Fischer. Ariadne es la nueva diseñadora de los sueños, guiada por Cobb, a la que le permite jugar con el espacio a su antojo. La noción básica de la paradoja entra para hacer referencia a M.C. Escher y sus laberintos y escaleras cíclicas. Todo se vuelve fascinante, cómo construir la trampa, cómo obtener todos los detalles que favorezcan a Cobb y Saito, que ha decidido seguir de cerca la misión. Todos sueñan y se ponen de acuerdo dentro de los sueños, creando otras paradojas que confundan a Fischer. Todo lo que oculta Cobb sobre Mal lo descubre Ariadne al entrometerse en sus sueños, mezcla de recuerdos manipulados para sustento del mismo Cobb (“Éstos no son sólo sueños, ¡éstos son recuerdos y tú dijiste que nunca hay que usar recuerdos!”, reclama Ariadne). Se descubre que Mal fue víctima de una incepción y que terminó como la peor idea que la obsesionó y por la que se suicidó. Si los ejecutivos del nivel de Fischer también son entrenados para protegerse y ser protegidos en sus sueños para cualquier robo de información, Mal es el elemento inesperado y enemigo propio de Cobb, quien con toda la carga del reclamo y la promesa incumplida, es su saboteadora perfecta.


Muchos son los riesgos, pero el objetivo final de Cobb es lo que vale: regresar con su familia. Es entonces cuando la trama se torna una misión de espías, y Cobb en un James Bond existencialista y culposo al servicio del espionaje y el robo corporativo, tan válido para los relativos “nobles propósitos” de Saito. Un James Bond que no salva al mundo desde el secreto de las Agencias de Inteligencia, sino en el terreno de las sombras del inconsciente, de todos modos nadie más tiene que darse cuenta. (“Pero yo no te enseñé a robar”, le recuerda su padre interpretado por Michael Caine). Los fascinantes ensayos de manipulación espacial que hace Ariadne y prometen un surrealismo meramente visual, se quedan en el camino de la trama acelerada y de confrontamiento a balazos, persecuciones y golpes. La Misión Imposible viaja con precisión a los niveles de cada sueño para lograr la incepción efectiva en una inmensa y nevada fortaleza Freudiana en la montaña. Pero la narrativa ensoñadora viaja en secuencias paralelas a los que regresa una y otra vez, etiquetándolos como sueños y un plano real, marcando la diferencia temporal entre cada una, jugando a la elasticidad, todas las posibilidades abiertas hiladas con el slow motion o cámara lenta que los entreteje con la caída de la camioneta estirada al extremo.

Non, je ne regrette rien
(No, no me arrepiento de nada)





Muchos de los viajes al inconsciente ajeno y las secuencias de acción que Nolan domina a la perfección Hollywoodense no distraen del problema que arrastra Cobb durante todo momento. Desde que llega a la playa y ve a sus hijos jugando y salir corriendo sin verles de nuevo el rostro, Cobb recuerda el mismo instante una y otra vez en insertos inesperados, que ilustran su ansia por regresar con su familia. La aparición de Mal para sabotearlo, es el enemigo que arrastra siempre y que del algún modo u otro complica los encargos que tiene que realizar. La fascinación que provoca conocer cómo manipula el inconsciente ajeno para robar información o lograr la imposible pero probable incepción se adereza con el drama íntimo que lo acecha. De esa forma, Nolan hace que su Misión Imposible no se quede tan vacua como una sola película de aventuras y explosiones como único fin, sino que alcanza a darles la vuelta para hacer una alegoría de la culpa.
Ariadne es la novata talentosa que sirve de guía para entender la mecánica de navegación en los sueños. Pero se entromete tanto en el inconsciente de Cobb que descubre que el peor enemigo son sus mismos recuerdos: Mal es el fantasma del inconsciente de Cobb que lo ha rebasado. Ariadne, en referencia a la Ariadna del mito de Teseo, es quien le ayuda a seguir el hilo de sus recuerdos para salir del laberinto propio.
No se vuelve tan difícil seguir la historia de cómo le indujo una sencilla idea en el inconsciente y que provocó en el mundo real el suicidio de ella y que por esa razón tuviera que huir del país al ser acusado directamente de su muerte. Entonces la aventura de los riesgos corporativos se torna hábilmente en el drama personal de Cobb por regresar a cuidar de su familia. Alegoría de las consecuencias de las acciones y… la verdad no me la esperaba, hasta metáfora del proceso creativo de Christopher Nolan… eehh, ¿¿quée…??
Muchos coinciden en que fue Memento (2000) donde las habilidades narrativas de Nolan alcanzaron su cumbre. También, tiene una tremenda fascinación por la acción física en sus películas. Cuando su carrera adquiría un corte personal, se le ofreció realizar la nueva serie de Batman, con todo el cariz oscuro visual y de personajes que se podía permitir en la franquicia fílmica. El éxito de ambas películas, le permitieron llegar a realizar de nuevo un proyecto propio, pero que tampoco podía dejar de lado la fórmula de tener al espectador a la orilla del asiento. La inversión de 160 millones de dólares para producir la película, más otro ciento en publicidad, comprometen y ponen en la mira el oficio, más que nada, del director, a quien se le echa en cara el éxito o el fracaso de la película, mas no a toda la estructura Hollywoodense, pues cómo.
Aunque no es el único que juega con las paradojas y se remite visualmente a M. C. Escher, para el propósito que se plantea en Inception, le funciona para darle un toque más inteligente a la película. Y gran parte de sus espectadores han coincidido en esto, se acepta el manejo del paquete 2x1 y gustan del logro de una película entretenida con fondo de drama personal, y cumpliendo con el mensaje de la Unidad Familiar.
Existe el caso de El último año en Marienbad, de Alain Resnais (1961) que formalmente se plantea un extremo aun más surrealista e inasible que Inception. La comparación vendría al caso por el citado Escher y las paradojas visuales, pero Resnais se fue más allá al estructurar una historia relativamente sencilla con una narrativa complicada y desconcertante para el espectador promedio, pues los espacios se unen y confunden entre ellos, el tiempo no se hace lento o acelera, más bien llega a detenerlo dentro de una misma secuencia. Aquí, las paradojas de Escher son parte de la estructura narrativa y no son meros recursos o fascinantes trucos visuales como Inception. Se logra la sensación de estar en un sueño que se deforma y mezcla con otras situaciones absurdas e inexplicables, y no una serie de secuencias paralelas llamadas “sueños” como en la película de Nolan. Sin juzgar cuál es buena o mejor que la otra (ahí sí les fallo, disculpen). Hay muchos referentes a los que podríamos integrar para entender qué tanto es una película “revolucionaria”, y qué tanto es influenciado por otras más en su estructura dramática para haber logrado éste resultado. Sin duda, muchos se tomarán la molestia de verla hasta dos veces para entender detalles que se les fueron. Creo que no es necesario esperar una explicación de qué es la máquina y cómo funcionan sus tripas para inducir el sueño. En el entretanto, pueden consultar una guía que encontré en las investigaciones 2.0 hecho por un fan de la película en  el sitio de www.inceptioending.com, a la vez referenciado del sitio http://www.inceptionending.com/theory/deviantart-inception-infographic-by-dehahs/




¿Aquí es donde se pone Spoiler alert?
Finalmente, el tan discutido final.
Al emerger del limbo y rescatar a Saito, Cobb despierta incrédulo,  aunque victorioso. Saito despierta de su “sueño mal recordado” y Fischer con la idea latente de empezar su empresa por cuenta propia. Cobb regresa con su familia y por fin ve los rostros de sus hijos que nos recetaron a fuerza de insertos, no sin antes hacer girar su tótem en la mesa para convencerse de que se encuentra en el plano real. El tramposo Nolan corta la imagen antes de que caiga el tótem, justo cuando parece que se tambalea tantito para caerse. Y no, nunca supimos si en verdad cae o se mantiene girando y no hemos siquiera salido del sueño de Cobb. Después de tanta precisión en las explicaciones, las elipsis y los tiempos, el corte final nos regala una ambigüedad que más de uno odió, y otros tantos no, pues fue su método para inducirnos a pensar si de verdad toda la historia se engloba en un sueño o creemos que sí hay un plano real al que se emerge… ¿o la realidad es tan relativa y engañosa? ¿O acaso “La vida no es más que un sueño”?
La inmediata fanaticada de Inception se ha lanzado a lanzar teorías y posibilidades, haciendo hincapié en muchos detalles de la película, obligándolos a hacer el recuento o verla otra vez, como lo pueden ver en el citado sitio inceptionending.com. Y así seguirá la discusión durante un rato, lo que le debe dar mucho gusto a Mr. Nolan… y quien no les va  a hacer la tarea de explicarles el final.

En ese sentido, debemos recordar que el cine es serio, y con la misma seriedad para los lectores, me hubiera gustado hasta ponerles la película completa aquí, pero como apenas se pueden poner los trailers, les dejo el promocional que ha estando rondando en la red para el gozo de todos.



Disculpen, fue un pequeño error intencionalmente a propósito. Seguro ya muchos vieron esa versión del trailer, pero los que no, necesitaban verlo, a fin de cuentas, corresponden a los estrenos del verano 2010.
Ahora sí, el trailer oficial.


Se están generando muchas opiniones a favor y en contra de la película, por lo que los invito a participar con sus comentarios, que agradeceré sin duda alguna.

5 comentarios:

angelbc dijo...

Primero que nada es un gusto saber que tienes un blog y que hasta escribes en el de vez en cuando :)

Respecto a la película, olvidé poner en mi reseña algo que mencionas: Si hay un momento en que la película se parece mas a Ocean's Eleven que a un viaje al subconsciente de alguien. Lo cual no es algo necesariamente malo.

En lo personal quedé muy satisfecho con la cinta y de hecho espero poder verla de nuevo este fin de semana, ya en frio y con ganas de ver los detalles que no se aprecian la primera vez.

¡Saludos y sigue escribiendo! :)

Filmofilias dijo...

Muchas gracias, angelbc!
Claro que seguiré escribiendo, tal vez no con la frecuencia que desearía, pero aquí andaremos.
Seguimos por aquí...
Ah, y si no me equivoco, te corresponde ser el padrino de los comentarios del blog, eh? Fuiste el primero! :P

Mariana N. dijo...

Acabo de ver la película y sigue resultando igual de impactante en muchos sentidos.
Independientemente de las muchas lecturas que se le puede dar, es emocionante y visualmente atractiva.
Espero verla una tercera.

Bonito blog! espero andar por acá de vez en cuando :D

Filmofilias dijo...

Gracias por tu comentario, Mariana! Bienvenida y claro que puedes aparecer por este blog las veces que quieras.
¡Un abrazo!

Jonay dijo...

Yo he de decir que la película es ESPECTACULAR. La mezcla perfecta entre Matrix Reloaded y Nivel 13 (2 películas para mí imprescindibles dentro de su género). También hay cosas como mencionan en plan Ocean´s Eleven, pero que le vienen fenomenal. Hasta su pequeño drama incluye el argumento. El final, más abierto es imposible. Yo desde un principio me olía a que todo era un sueño de Cobbs que al final despertaría y todavía tengo la duda...aunque no se, con el tema del totem, como cada 2x3 lo hacía rodar y se caía...en principio no debería estar soñando...este Nolan es un fuera de serie...ganas tengo de que salga Batman 3...

Un saludo para tod@s!